Cómo tener un propósito cambiará tu negocio

Si algo teníamos claro cuando nació Komvida es que nuestro proyecto tenía que contribuir, de alguna manera, a mejorar el mundo. 

Este afán se convirtió, desde aquel momento, en el punto de partida desde el que empezamos a construir Komvida. Fue lo que nos hizo definir nuestro propósito.

¿Qué es esto del propósito?

El propósito no se trata de la típica frase que te hace quedar bien en el plan de marketing o que digas para ser más guay, sino que es algo mucho más profundo que tienes que buscar para actuar y tomar decisiones con sentido. Seguro que a nivel individual tienes tu propósito en la vida o quizá estás en su búsqueda; el hecho de tenerlo o no puede condicionar tu manera de vivir. Luego veremos por qué.

Si lo aplicamos al ámbito empresarial, el propósito es, en definitiva, el ADN de la empresa sobre el que se construye cada acción: su razón de existir. 

Estamos seguras de que, si en aquel momento en el que empezamos a hacer litros y litros de kombucha en nuestro pueblo no hubiésemos tenido claro el por qué lo hacíamos, Komvida no hubiera llegado hasta aquí. Hubiéramos perdido el foco, nos hubiéramos (quizás) desanimado, porque emprender trae consigo muchos obstáculos que son difíciles de superar cuando tu misión no va más allá de resultados.

El propósito es la clave de nuestro negocio. Es el eje sobre el que desarrollamos todas las actividades que llevamos a cabo en la empresa. Y al final, es por lo que cada empleado se guía en su puesto de trabajo. Idealmente, trabajamos para hacer el bien, para crear valor.

De hecho, creemos que el deseo de cada trabajador (y persona) por aportar bien a la sociedad es lo que hace que reluzca su capacidad innovadora y creativa. Llevar este deseo a una dimensión mayor que es compartida le hará también sentirse motivado de pertenecer a algo más grande y trascendente en donde puede actuar conforme a sus valores. Por eso, no se trata de definir un propósito y quedarse ahí, sino de dar el paso de vivirlo cada día.

Desde luego el propósito no lo hemos encontrado pensando en lo que Komvida nos podía aportar a nosotras. Al revés. Cuando la kombucha se cruzó en nuestro camino no pudimos evitar pensar que liderando un negocio con un producto así podíamos contribuir a mejorar la vida de las personas. Aquí es donde reside de verdad el valor de nuestro proyecto.

Un propósito, además, se hace mucho más fuerte cuando se comparte. Llegar a la oficina con una sonrisa, tender la mano a aquel que necesita apoyo por tu parte, nutrirte cada día de conocimiento y ver cada tarea como una oportunidad de aprender y crecer… Todo eso es también parte de un propósito que va más allá de una actitud individual, que engloba al resto. El propósito de contribuir al bienestar se puede aplicar cada día: con tus compañeros, con tu producto, con cada tarea que realices…

Komvida quiere ser esto, quiere ser un motor que impulse acciones de mejora, a nivel individual y global. Porque el primero siempre se retroalimentará del segundo y viceversa.

Komvida tiene como propósito contribuir al bienestar de las personas.

Y esto es algo amplio, y por qué no decirlo, ambicioso. Pero lo es porque queremos hacerlo en todos los ámbitos en los que podemos tomar partido. No nos vale conformarnos. Y cada trabajador es el transmisor de este propósito. 

Pero, ¿qué significa contribuir al bienestar de las personas?

  • Contribuir al bienestar es ofrecer un producto saludable y de calidad. 

Komvida es una bebida que nos ayuda a mantenernos sanos por dentro. 

Los hábitos son la clave del bienestar y ofrecer una alternativa de refresco saludable, que se trata además de un producto natural, vegano, sin gluten y sin nada raro añadido hace que contribuyamos a nuestro bienestar digestivo y a la salud de nuestro cuerpo. 

Para nosotras es clave ofrecer un refresco de calidad que se convierta en un aliado para sentirse bien. 

  • Contribuir al bienestar es cooperar para el desarrollo del área rural de Extremadura. 

Cuando decidimos crear Komvida, no hubo duda: queríamos que la fábrica estuviera en Fregenal de la Sierra, nuestro pueblo. 

Extremadura es nuestra tierra, la que nos ha cuidado y ha visto crecer. La que tanto nos ha regalado. ¿Cómo podíamos devolver todo lo bueno que nuestro pueblo nos había dado (y nos da) a nosotras? Aportando nuestro granito de arena con una fábrica que genera empleo y desarrollo económico en el mundo rural, a pesar de las trabas logísticas que esto supone. 

No podemos estar más felices de haber tomado esta decisión, porque la oportunidad de ayudar a nuestros vecinos y vecinas es más fuerte que cualquier motivo económico. Estar rodeadas del talento de Fregenal, de su gente, de su cultura…  La esencia de Komvida es también nuestro pueblo. 

  • Contribuir al bienestar es apostar por mujeres rurales y ofrecerles una oportunidad laboral. 

El 80% de las personas que hoy conforman nuestra plantilla son mujeres rurales que han encontrado en Komvida una oportunidad laboral.

Queremos ser parte del cambio. Queremos ser puente para otras mujeres. Queremos ayudar a aquellas que no lo han tenido o no lo tienen fácil. Queremos contribuir a que cada mujer decida ser lo que quiera ser, sin renuncias. 

En este sentido, no olvidar a esas niñas rurales que serán las mujeres del mañana, es también una labor de Komvida. Cuando éramos dos niñas pequeñitas, de pueblo, apenas teníamos referentes, y no supimos hasta mucho después el mundo que se abría a nuestro paso. Hacen falta más referentes femeninos y queremos, desde la humildad, mostrarle a las niñas de nuestro pueblo que pueden soñar muy alto y conseguir cosas muy grandes. La fundación Inspiring Girls nos ayuda en esta tarea. 

Como decíamos antes, nuestro propósito es amplio y ambicioso, pero vertebra el valor que queremos aportar al mundo. 

Y por el camino aprendemos, escuchamos y nos aliamos con otros, porque no solo podemos hacerlo solas. Unidos somos mucho más fuertes. 

Esta es nuestra estrategia: tatuarnos el propósito y actuar conforme a él. El mercado es frenético y habrá decisiones que salgan bien y otras que no salgan tan bien. Pero si aplicamos esta dinámica, siempre nos quedará la base, el origen de cada decisión, que fue ser fiel e intentar siempre aportar y mirar hacia el progreso, contribuir al bienestar. Con esa base tan sólida, la fuerza para reponerse de una caída o de algo que no ha salido tan bien como esperábamos se convierte en crecimiento y posibilidad de mejora, nunca en fracaso. Ante eso, no hay discusión. 

¿Y cuando no sabemos qué camino tomar? Vuelta al propósito y que nos dé la respuesta. Esa es la clave. 

Tenemos un gran poder como empresas en la construcción de un mundo mejor. También como personas, con nuestros propósitos individuales.

Contribuir al bienestar. Este es nuestro propósito, lo que somos. Y a raíz de aquí, todo lo demás. 

Leer más

¿Conoces el pan de kombucha?

¿Conoces el pan de kombucha?

4 recetas para disfrutar de tus Vegetales Fermentados

4 recetas para disfrutar de tus Vegetales Fermentados

Kombucha y piel

¿Sabías que la kombucha puede ayudarte a cuidar la salud de tu cuerpo?